Hábitos para aumentar tu rendimiento

Una vez que tenga las razones para rendir al máximo cada día, hay algunos hábitos que puede adquirir y que integrarán el máximo rendimiento como un estilo de vida.

¿Hay momentos que sientes que te falta energía? ¿Crees que podrías ser más productiva? Tal vez es necesario revisar los hábitos alimentarios, ya que estos nos afectan directamente, en la salud, y en el rendimiento físico e intelectual.

Una mala alimentación puede disminuir la capacidad de concentración y memoria hasta un 20%. Pero una buena alimentación te mantendrá sana, alerta y concentrada.

Veamos tres hábitos fundamentales a tener en cuenta:

  1. Desayunar siempre.  Es nuestra primera fuente de energía que recibimos, y nos prepara comenzar el día.
  2. Beber suficiente agua.  Nuestro cerebro es particularmente sensible a los cambios en el balance hídrico. En la medida que nuestro cuerpo pierde agua, disminuye la capacidad intelectual en forma progresiva. Por esta razón, es necesario beber lo suficiente en especial las personas que realizan un trabajo intelectual.
  3. Realizar todas las comidas. Es necesario realizar las cuatro comidas, desayuno, almuerzo, merienda y cena. Si mantienes el aporte de nutrientes constante durante el día también mantendrás el nivel de energía, evitarás la fatiga y la falta de concentración.

Lograr estos tres hábitos, te aportarán muchos otros beneficios además de  aumentar tu rendimiento. ¡Aprovéchalos!

Darse tiempo para pensar

Henry Ford dijo una vez que el pensamiento es el trabajo más difícil que existe, por lo que se hace muy poco. En la avalancha de noticias de 24 horas, interminables correos electrónicos y reuniones consecutivas es fácil quedar atrapado en un estado mental reactivo, presionado e incluso ansioso.

Es probable que usted se las arregle “simplemente haciendo” y trabajando más duro, pero no siempre es más inteligente. La gente repite lo que hizo la última vez, porque hacer algo diferente parece demasiado difícil de contemplar.

Los expertos en rendimiento máximo dominan el arte de utilizar el tiempo llenándolo con un aprendizaje constante. Piénsalo de esta manera: Tienes millones y millones de conexiones en tu cerebro que determinan tu curso actual.

Tienes incontables millones y tal vez miles de millones de conexiones más esperando ser hechas por la introducción de nuevos conocimientos. Cuantas más conexiones haga su cerebro, mejor podrá responder a la vida y mejor se desempeñará.