¿Por qué tenemos celos infundados?

Que los celos son una de las principales causas de ruptura en la pareja es tan cierto como lo insoportable que se transforma la relación con un celoso enfermizo.

Ahora, ¿cuál es la explicación que tienen estos celos repentinos y sin motivos? La desconfianza hacia aquel a quien dices amar no solo destruye el amor que han cimentado poco a poco, sino que además, se transforma en una especie de insulto para la otra persona que en ningún momento ha hecho algo que lo haga merecedor de esa desconfianza.

Qué son los celos infundados

Actuar de manera prepotente y posesiva puede cambiar una relación amorosa en una llena de envidia, terror y control. La posesividad proviene de los sentimientos de inseguridad en una relación. Esta persona duda del otro por sus propios sentimientos negativos y, como resultado, se consumirá por los celos.

Estos celos se convertirán en control. Este no es sólo un concepto que se encuentra en las relaciones íntimas, sino también en las amistades. El problema con esto es que mientras más dominante sea una persona, más tratará de liberarse la otra persona.

Por lo general una vez que aparecen los celos se convierten en una obsesión, lo inexplicable es que en apariencias el celoso quiere mantener a salvo ese amor que dice sentir por la otra persona, cuando en realidad está haciendo todo lo contrario, ya que finalmente el otro se hartará de las escenas, acusaciones y reproches infundados y decidirá terminar con la relación.

La única forma de librarnos de los celos es conocer su origen, y esto suele ser un gran trago amargo que debemos pasar si deseamos realmente salvaguardar la pareja, ya que la raíz de los celos sin motivos es siempre la inseguridad. Para solucionar este problema que tienes deberás primero reconocer tu baja autoestima, tu sentimiento de inferioridad y todas esas cosas que hacen que pienses que no mereces el amor del otro.

Las malas experiencias previas también pueden ser un factor grave de inseguridad, pero no por eso podemos sacrificar a alguien que no nos engaña, haciéndolo cargo de los actos de otra persona. La única solución está en enfrentar esa inseguridad, hablar con tu pareja para que te ayude a superar este problema que tienes y juntos transitar el camino de regreso a una relación sin celos.