Iniciar con energía un negocio de taller de coches

Los dueños de negocios de reparación de autos exitosos exigen lo mejor de sí mismos. Debido a que siempre están ocupados, a menudo se encuentran estresados y nerviosos. No se necesita mucho para que muestres un comportamiento indeseable hacia un cliente o tu talento. Incluso tus amigos más cercanos y tu familia no pueden soportar el peso de tu equivocada frustración.

Cuando se enfrentan a una situación desagradable o indeseable, los dueños de negocios de reparación de autos exitosos no reaccionan primero y luego piensan en lo que deberían haber hecho. Siempre recuerdan pensar primero. En muchos sentidos, se preguntan “qué haría mi yo más alto en esta situación”.

Debido a que muestran los 3 primeros hábitos diariamente, toman sus decisiones rápidamente, pero desde un lugar de certeza y pensamiento global.

Los dueños de negocios de reparación de autos tienen éxito porque no tienen miedo de pedir ayuda. Como ya sabrás, no recibes mucha formación en el arte de dirigir un negocio mientras eres aprendiz, si tienes la suerte de conseguirla.

Pero los mecánicos autónomos como autingo llegan a dirigir negocios altamente rentables pero lo hacen porque saben cómo aprovechar las habilidades y los conocimientos de aquellos que tienen más éxito que ellos. En algún momento todos ellos han estudiado a otro empresario de éxito, han asistido a cursos de desarrollo propio o de negocios, o han tenido un entrenador o mentor de negocios.

Donde puede ser tentador regañar verbalmente al cliente que le está reprendiendo verbalmente a usted o a su talento, el exitoso dueño del negocio de reparación de autos piensa en los efectos a largo plazo que esto podría tener. Soplar el vapor a corto plazo no es la respuesta. Calmar al cliente y trabajar hacia un resultado mutuamente beneficioso es.

Aquí hay 3 maneras en las que puedes aprender a exigir lo mejor de ti mismo diariamente:

  • Adaptar los hábitos 1, 2 y 3. Estos despejan el camino para que estés en posición de pensar con claridad.
  • Evaluar completamente una situación antes de actuar. ¿Qué es lo mejor para tu negocio a largo plazo?
  • Pídele a los que te rodean que exijan lo mejor de sí mismos, diariamente. ¡Imagina cómo cambiaría tu entorno inmediato para mejor si esto ocurriera!